Top

El asesinato del perdedor, de Camilo José Cela

23 junio 2008

Le pasa a Cela lo que a Woody Allen. Cuando uno ve alguna de sus películas y le gusta, las quiere ver todas. Pero si Woody disgusta, disgusta para siempre. A Cela hay que leerlo porque, sin él, se nos resta el español, y con él somos más sabios. Huelga decir que sin humor es imposible entender a Cela, en todo lo que dice cuenta sus cachondadas y te las sirve sin tontería. Uno de los personajes de la novela que preesentamos dice de otro que es un trufero glorioso. Así es Cela, trufa y retrufa todo lo que cuenta, nadie es más prestidigitador con las palabras que él. Por eso, tiene fama de escritor de escritores, vamos que se dice que un literato le saca más partido a sus textos que un aficionado al best seller. Y quizá sea verdad, pero sólo mientras sigan obligando a los niños de nuestrio país a leerse obligatoriamente “La colmena”. “La colmena” es la fuente de inspiración de la que nace el caudal de su estilo, por eso habría que leerla como un pasatiempo, una recomendación de amigo, no como materia de curso.

En “El asesinato del perdedor”, se nos cuenta la historia de un muchacho que es condenado por escándalo público, al vérselas sexualmente con una joven en un bar público. Pero desde que arranca la novela, todo se torna inverosímil y mágico, hay mil personajes, hay repeticiones deliberadas, burradas sin precio, insultos en los que no queda viva ninguna autoridad de este mundo, provocaciones, irreverencias. Pero las de Cela son provocaciones de fogueo, no hacen daño, y es por la falta de seriedad que lleva el timón de las páginas. Allí aparecen desde Gracián (“la prisa es la pasión de los necios)” a Lao Tsé (“a usted le gustaría haber sido vaca para tener muy asumida su inmensa capacidad de aburrimiento”).

Esta frase se la he robado a un bloggero: “El asesinato del perdedor” es a mi juicio una nueva manera de hacer novela que a lo mejor paso en su día desapercibida por la critica, porque Cela después del Nobel se convirtió en un personaje del mundo rosa y el mundo de la crítica literaria que suele ser mas dado a la envidia que al homenaje y tampoco tiene demasiadas reseñas, se habla de “Madera de Boj”, se habla de “La Cruz de San Andrés” pero he buscado referencias y bueno el libro lo venden como el que vende un kilo de tomates en el supermercado.

Frases de la novela: «Los poetas son grandiosos pero escasos. En cambio los falsos poetas son legión… Los poetas cantan las heroicas gestas del pueblo llano en su desigual (y victoriosa) lucha contra las multinacionales, pero comen de las multinacionales». «Los políticos entonan la loa de la holganza y priman la enfermedad y la debilidad para sumar votos al despropósito».

Compartir:
  • Facebook
  • Google Bookmarks
  • Technorati
  • Digg
  • Sphinn
  • del.icio.us
  • Mixx

Commentarios

¿Tiene algun comentario?





Bottom